Rosácea

Rosacea Eritemato-telangectasica

La rosácea en una enfermedad crónica (de larga evolución) del rostro. Se caracterizada principalmente por eritema (rojo) facial. Este eritema puede presentarse en diferentes intensidades y puede estar acompañado de pápulas (granos) y pústulas (espinillas).

Entre las causas de la rosácea se encuentran principalmente la predisposición genética y exposición solar excesiva. Se ha encontrado la presencia excesiva de un parásito normal de la piel en pacientes con rosácea, se trata del demodex foliculorum.

Existen varios desencadenantes y agravantes de esta enfermedad: exposición solar, exposición al calor, líquidos calientes, té, café, condimentos picantes, consumo de alcohol, y estrés, entre otros.

El proceso cutáneo que lleva al desarrollo de este cuadro consiste en la dilatación excesiva de los vasos sanguíneos faciales. Inicialmente esto ocurre de forma episódica y luego permanente. La aparición de pápulas y pústulas se debe a inflamación al interior de la piel. En una fase más avanzada de la rosácea se produce un aumento de las glándulas sebáceas.

Como dijimos, existen varios tipos de rosácea. Siendo, en general, una evolución de más leve a más grave, aunque esta evolución no necesariamente ocurre. Los principales tipos de rosácea son:

  • Rosácea episódica: Episodios de rubor facial seguidos de normalización del color.
  • Rosácea eritemato-telangectásica: Rubor facial permanente.
Rosacea
  • Rosácea pápulo-pustulosa: Presencia de pápulas y pústulas sobre piel roja
Rosacea
  • Rosácea fimatosa: Engrosamiento de la piel, principalmente la nariz (rinofima)
Rinofima

Existen diversos tratamientos para la rosácea, siendo los principales:

  • Productos tópicos: Hay múltiples cremas comerciales y además el dermatólogo mandar a hacer recetas magistrales.
  • Fármacos orales: Para la rosácea pápulo-pustulosa pueden usarse antibióticos derivados de la tetraciclina. En ciertos casos puede usarse isotretinoina oral en dosis bajas. Es importante recordar que estos productos no pueden usarse en embarazadas y han de ser prescritos por un médico.
  • Láser: Es, desde mi experiencia, el mejor tratamiento para la rosácea eritemato-telangectásica, además es el de mejor resultado a largo plazo. Idealmente han de hacerse 2 a 3 sesiones. Para las telangectasias (venitas) se usa Nd Yag. Para el eritema (rojez difusa) suele usarse la Luz Intensa Pulsada (que es similar a un láser).
  • Nitrógeno líquido: La utilización de nitrógeno líquido puede ser muy útil para tratar todos los tipos de rosácea.

El tratamiento debe ser indicado por un dermatólogo y el paciente debe tener presente que la enfermedad es crónica, es decir, mantendrá la tendencia al rojo facial, por lo que se sugiere un control periódico de largo plazo.

Para evitar la progresión de la rosácea y promover su mejoría es fundamental que el paciente evite los desencadenantes. Esto es:

  • Evitar la exposición solar
  • Evitar la exposición del rostro al calor excesivo: cercanía a estufas, saunas, duchas muy calientes, etc.
  • Evitar el consumo de alcohol
  • Evitar la ingesta de líquidos calientes
  • Evitar la ingesta de té y café
  • Evitar la ingesta de condimentos fuertes y/o picantes
  • Evitar el estrés

Comentarios cerrados.